LA ORTIGUILLA DE MAR o como dar un mordisco a una ola de mar

MGL26

Producto nuevo

Ortiguilla del mar: Vianda típica del tapeo gaditano 

"La Ortiguilla es un bocado a una ola del mar"

Jugosa por dentro y crujiente por fuera. 

Exquisitas ortiguillas recién fritas y congeladas conservando toda su textura y sabor a mar, resaltando el contraste entre sus crujientes tentáculos exteriores y su interior, jugoso, suculento y repleto de exquisitez marina.

Especificaciones:

Ingredientes: Ortiguillas (Anémona sulcata) (90%), harina (5%) y aceite vegetal (5%).

Preparación: Se pueden elaborar como ortiguillas fritas, en revueltos, arroces y un sinfín de platos creativos.

Unidades: 1 Docena

4,60 € impuestos incluidos.

Ortiguillas marinas, manjar de verano

Se. consume en algunas zonas costeras de la provincia de Cádiz . Se enjuagan bien, se rebozan en harina de freír pescado y se fríen con aceite de oliva. Cuando son pequeñas se hacen enteras y si son grandes se trocean, también se pueden cocinar en arroz.

Nos incitan a la creatividad al cocinar. Recomendamos para fritura nuestras ortiguillas precocinadas congeladas.

Ortiguillas de mar recolectadas a mano en el Atlántico, enharinadas y prefritas. Un aperitivo original y muy sabroso, con un intenso sabor a mar. 

La forma en la que generalmente se preparan las ortiguillas es la fritura. Primero se enharinan y se fríen con aceite de oliva muy caliente. De esta manera las ortiguillas de mar suponen un manjar sorprendente, crujientes por fuera (gracias al rebozado) con una textura original y un sabor muy intenso a mar.

Las ortiguillas son típicas de la costa andaluza, sobre todo en Cádiz, donde son muy populares.

Alérgenos: Contiene harina de trigo con gluten, pescado y productos a base de pescado 

Ortiguillas de mar, ¡la anémona marisco!

Se trata de anémonas marinas, conocidas como Ortiguillas de mar, sobre todo en la bahía de Cádiz.

Son un exquisito manjar.

¿A qué se parecen las Ortiguillas?

ortiguilla viva

Esta extraña delicatessen marina con tentáculos de puntas rosadas y colores liliáceos se fija fuertemente a las rocas marinas y se mueve con el vaivén las olas. Así se veían en la película de Buscando a Nemo.

Las Ortiguillas son muy vistosas y bonitas en el fondo del mar, pero una vez sacadas se mantienen frescas muy poco tiempo –siempre en agua de mar- porque luego se oxidan y pierden su color, con una apariencia menos vistosa. Es por eso que es difícil tenerla y tienen muy poca difusión.

Ortiguillas fritas: Crujientes por fuera, suculentas por dentro

ortiguillas fritas

La forma más usual de comerlas es fritas, que es como mejor se disfruta su sabor. Quien no las ha probado nunca se queda perplejo ante su intenso sabor marino e insólita textura. El rebozado logra el contraste de sus crujientes tentáculos por fuera con el suculento y exquisito sabor marino de su interior. 

Blog

Arriba